4/10/2008

Armisticio para un agua mansa


Quisiera ser elegida
para sembrarme en tu pecho
con la intimidad de una rosa,
pero te empeñas en ser la muerte
saludando al día con su sombra.

Intento, sí…
dibujar mi adolorido grito
como sutura en tu herida,
para librarte de este horror
que mancilla tanta belleza.

Deseo poder emerger
desde las honduras de tu cuerpo
y atarte una vez más
al ungido perfume de la vida.

¡Si pudiera!

¡Si permitieras!

Yo extendería el día
negándole licencia a los ocasos
y borraría toda huella de tristeza
que a tus ojos atraviesa…

Movería ávido el viento
entre el lumen de tus poros,
transformando el aire de tu garganta
en un sueño sin morbo.

Solo deseo posarme en ti
como una semilla,
para abrir sobre tu piel
en metáforas de flores.

¿Por qué no bebes mis palabras
como si fueran dulce ajenjo?

Así no traficaría
nunca más la noche
por las habitaciones de tu boca.

¡Déjame sanar la llaga
extirpando esa pesadumbre
que tu alma arrastra.!

Más no calles ahora…

Dime algo…

Para que pueda sentir
el derecho de ser agua mansa
en tus labios secos.

©María Elena Ponce®



4 comentarios:

muxica dijo...

No te olvido amiga. Tus poemas de verdad que son perfectos; leerte es música en mis ojos.
No es cuento, no entiendo mucho, pero, para mi eres la mejor.
Mil abrazos y biquiños gallegos.

María del Carmen dijo...

Perfección poética!
Un agrdable sabor a poesía queda luego se saborear tu pluma.

te dejo mi saludo y mi apz mary carmen

www.panconsusurros.blogspot.com

y de ahí amis otros blogs

MALUCILLAYCAFÉ dijo...

Así no traficaría
nunca más la noche
por las habitaciones de tu boca

versos muy bien logrados

he estado ausente por razones personales, paso por aqui para beber de tus letras

gerardo omaña dijo...

Como agua mansa llegas humedeciendo mis labios y mi alma.
Y resbalan tus gotas en mis cristales que se inundan de sanidad y de esperanza.
Y nacen en mi piel aromas que funden el ocaso, llenándose de luz con tus palabras cubiertas del perfume que auyenta mi fracaso.


¡Que manera de quererte y admirarte!
Besos para tu alma